CARLOS WALTER LOEFFEL: UN VELOCISTA INFERNAL

LOEFFEL EN EL PLAYON DE SOMISA, BOXES DEL 65

Carlos Walter Löeffel (28 de abril de 1926 General Roca, provincia de Córdoba (Argentina) – † 24 de febrero del 2000, Leones, provincia de Córdoba (Argentina)) fue un piloto argentino, de automovilismo de velocidad. Desarrolló su carrera deportiva de manera casi íntegra, en la categoría Turismo Carretera, donde cosechó una gran cantidad de triunfos. Compitió también en la categoría Fuerza limitada, luego Fórmula 1 Mecánica Argentina, donde también obtuvo buenos resultados.

Había debutado en el año 1947 en categorías de Fuerza Limitada y en 1961, sufrió un accidente que le valió la amputación de su pierna izquierda, motivo por el cual estuvo 3 años parado, no pudiendo retornar a las competencias durante ese período. Su regreso se produjo finalmente en el año 1964, compitiendo en el Turismo Carretera, al comando de un Chevrolet Master. Compitió también con unidades de la marca Dodge, siendo el único piloto en ganar una competencia con una unidad Valiant II.

Falleció el 24 de febrero del 2000, luego de sufrir un siniestro automovilístico, en cercanías de la localidad cordobesa de Leones, al derrapar y volcar la camioneta en la que viajaba.

Nacido en la localidad cordobesa de General Roca, sus padres eran colonos alemanes que se habían instalado en esa localidad, para luego trasladarse a Marcos Juárez. Allí, Carlos viviría una infancia bastante sacrificada, trabajando hasta los 20 años. A los 21, administraría un campo, comenzando lo que sería su segunda gran pasión: la actividad agropecuaria. Asimismo, iniciaría su afición al automovilismo, siguiendo las competencias de Juan Manuel Fangio, de quien se consideraba su admirador.

LOEFFEL GANANDO EN SAN NICOLAS ANTE MAS DE 80 MIL PERSONAS

Su carrera como automovilista la comenzó a escribir a fines de la década del ’40, cuando tras conocer a Secundino Pratts, se asoció a este para lograr la compra de un Ford T de competición, por el saldo de $ 500. Con este vehículo iniciaría sus primeras armas en el automovilismo. Más tarde, le adquiriría un chasis a Alfredo Pian, con el cual debutaría en la Fórmula 1 Mecánica Argentina. En esta categoría, equiparía su coche con un motor Chevrolet con el que participaría, hasta el 21 de junio de 1961, fecha en la que sufre un duro siniestro en el circuito de Río Cuarto, volcando con su unidad. Este accidente, le provocaría a Löeffel la amputación de su pierna izquierda, con la cual usualmente se efectúan los movimientos de embragado. A partir de ese momento, comenzaría a utilizar una pierna ortopédica.

Tras la salida de su operación, Löeffel pretendió retornar a la competición, más precisamente en el Turismo Carretera, sin embargo, tras varias reuniones de junta médica, no conseguiría la habilitación deseada para competir. A pesar de ello, continuaría compitiendo en la Mecánica Nacional, demostrando que aun en desventaja física, podía seguir compitiendo.

GANADOR EN ENSENADA LUEGO DE SU RETORNO

Tras varias idas y vueltas, finalmente un decreto emitido por el intendente Francisco Rabanal en 1964, le reabrió las puertas del Turismo Carretera. En su retorno a la competencia, Löeffel recibiría prestada una coupé Chevrolet Master propiedad de Mario Tarducci, con la cual se reestrenó en el Gran Premio Dos Océanos, donde punteó en la primera etápa. Más tarde, se presentó a competir en la Vuelta de Ensenada, donde además de demostrar que estaba apto para competir, aun en desventaja física, terminó ganando dicha competencia. A partir de ese entonces, comenzaba a hacerse conocido el apellido Löeffel en el ambiente del TC, no solo por su particularidad física, sino también por su estilo de competir yendo casi sin frenar y tomando los pasos a nivel y reductores, sin aminorar la velocidad. Por tan extrema forma de conducir, se ganó el mote de «El Loco», aunque también debido a sus raíces alemanas, era conocido como «Tío Fritz» o «El alemán». Otro apodo poco agraciable, tenía que ver con su prótesis, siendo llamado «Pata de Palo».​

TAMBIEN GANO EN EL AUTODROMO DE BS AS

Con el Chevrolet ganó ocho competencias, siendo la Vuelta de Ensenada donde más veces repitió el éxito, en 1964, 1965 y 1966. También ganó con esta unidad, las Vueltas de Hughes, Triángulo del Oeste, Olavarría, San Nicolás y Tandil, todas en 1965. También en esos años y decidido a continuar su carrera en el TC, le cedió su monoposto de Mecánica Nacional al tucumano Nasif Estéfano, quien se había quedado sin coche tras regresar de unas pruebas en Europa. Ante el retiro que le hicieran los dueños de la unidad con la que competía Nasif,  Loeffel le dio el suyo. Con esta acción, Löeffel contribuyó indirectamente a que Estéfano se lleve dos campeonatos de Mecánica Nacional, en 1963 y 1964.

Tras el torneo de 1966, decidió parar momentáneamente retornando en el año 1970, pero en esta oportunidad, convocado por la Comisión de Carreras de Concesionarios Chrysler, para formar parte del primer equipo oficial de la marca de la pentastar, acompañando a Juan Manuel Bordeu. Entre 1970 y 1971, condujo un Valiant II, obteniendo una nueva victoria el 19 de septiembre de 1971 en la Vuelta de Chivilcoy, en lo que significó la primera y única victoria del modelo Valiant en la categoría. Finalmente, en 1972 pasó a competir con una novedosa coupé Dodge GTX, con la que alcanzaría su última victoria el 15 de mayo de 1972 en la Vuelta de 25 de mayo, para luego retirarse de la actividad el 17 de diciembre de ese año, en la Vuelta de Zapala.

DESCOLLO TAMBIEN EN LA MONTAÑA

Tras ese retiro, Löeffel volvería a dedicar su vida a la actividad agropecuaria, administrando su propia hacienda. Finalmente, tras varios años de trabajo, falleció en el año 2000, debido a un accidente automovilístico, a la altura de la localidad de Leones, en la provincia de Córdoba. Contaba en ese entonces con 73 años de edad.

SU MUERTE

No faltará quien diga que Carlos Walter Loeffel murió haciendo lo que más le gustaba: manejar. El cordobés se accidentó a las 4.35 de la mañana de ayer a 28 kilómetros de la ciudad de Leones, en la ruta provincial E-53. Tenía 73 años y manejaba una camioneta Toyota blanca chapa CZY 339. Nunca fueron realmente firmes, las causas por las que Loeffel había perdido el control del vehículo. Los amigos creen que puede haberse desvanecido mientras conducía . En los últimos meses, según contaron sus allegados, ya había sufrido otros accidentes.

El vehículo dio varios tumbos. El ex piloto salió despedido y quedó a 10 metros de distancia. Loeffel murió en el acto. Los bomberos, que llegaron rápidamente, no pudieron hacer nada. Junto con él iba Marta Teresa Neponte, su actual mujer, quien tuvo múltiples fracturas en los brazos y las piernas.

El Loco, como le decían a Loeffel, había nacido en la ciudad cordobesa de General Roca y luego se radicó en Marcos Juárez. Comenzó a correr en la década del 50 en la Mecánica Argentina Fuerza Limitada, luego M.A. Fórmula Uno. El 22 de julio de 1961 volcó en Río Cuarto y debieron amputarle la pierna izquierda. Con una prótesis, volvió a competir y a ganar. «Nosotros pensamos que después del accidente no aceleraría tanto y anduvo mejor que antes. Era uno de los pocos tipos que iba fuerte de verdad en la tierra», dijo Carlos Pairetti a Olé.

Las autoridades no querían que corriera, pero él intentaba convencerlos arriba del auto. Participaba con un Chevrolet modelo 39 preparado por los hermanos Aldo y Reinaldo Bellavigna. Entre 1964 y 1966 obtuvo ocho victorias en el TC. «Estoy contento porque ahora todos los lisiados saben que estamos enteros, aunque nos falte una parte del cuerpo», decía. Una de sus maniobras preferidas consistía en volar espectacularmente sobre los lomos de burro.

La carrera deportiva del cordobés finalizó en 1972, junto con la de Juan Manuel Bordeu. Ambos compitieron aquel año con un Valiant y una Dodge. Por entonces Loeffel poseía un establecimiento agrícola.

——-

ANECDOTAS

GANADOR CON EL VALIANT

De chico fué hincha de Fangio , tuvo una niñez sacrificada , trabajó de boyerito y durante 20 años se levantó a las 3 de la mañana , llueva, truena o caiga piedra.

A los 21 años arrendó un campo, dice : «tenia 8 caballos, algunas vaquitas, un arado y con eso me iba defendiendo».

CUALQUIER TIPO DE CAMINOS LE SENTABA BIEN

Por Secundino Pratts se vinculó al automovilismo, compró un Ford T en sociedad, por 500 pesos. Debutó en Ballesteros (Córdoba), ganó la serie y venia punteando la final cuando se rompió la polea de la bomba de agua.

Corrió en Limitada con un Ford de los hermanos Martinez de Marcos Juárez, y les pasó el trapo a todos en Baradero , ahí por la guerra mundial se paró todo.

Luego en Rosario compró un auto de Alfredo Pian , con ese coche corría en Limitada.

Después vino el accidente, fue el 21 de junio de 1961.

—————

TRIUNFO CON LA DODGE Y EN 1972 SE RETIRO

Luego del accidente ,dice «me quedé seco , en 1963 después de la carrera de Firmat aparecieron Cupeiro y Bellavigna , para que le prestara la Chevrolet que estaba preparando y debutara Cupeiro en el TC».

Él, también quería correr en TC pero no lo dejaban , formó equipo con Cupeiro contando con la mecánica de los hermanos Bellavigna , pero siempre con la angustia antes de cada carrera.

«Unos de los hijos de el doctor Illía iba siempre conmigo a las carreras» , cuenta , «y habló con la madre y convocó una junta médica», pero le negaron el permiso , sin embargo apareció el diputado Gallo y prometió solucionar el problema , sino pudo la esposa del presidente que podría suceder ahora?. sin embargo concurrió a la citación, todo negativo. Fue entonces que por medio del decreto 10150 del año 1964 que promovió el diputado Ellena , pudo volver a correr.

No tenía auto , porque se lo había vendido a Mario Tarducci y se lo pidió prestado para el autódromo , retornó con la pierna ortopédica y… GANO.

———-

BUENO, POR SI QUEDARA MAS QUE AGREGAR DE ESTE TIPO DE PILOTO QUE HIZO GRANDE AL TC, Y QUE A SU VEZ EL TC AYUDO A METERLOS EN LA LEYENDA.

UNA VEZ DECIA ANGEL RIENZI EN UN REPORTAJE,  CUANDO LE PREGUNTARON QUIEN FUE SU RIVAL MAS DURO…  RESPONDIO: «TODOS… PERO BRAVO ERA LOEFFEL. EN UN TRIANGULO DEL OESTE, PASANDO POR BRAGADO HAY DOS PASO A NIVEL MUY SEGUIDOS (ESTAN A 150 METROS UNO DEL OTRO) PASE EL PRIMERO Y EN EL SEGUNDO VENIA LOEFFEL Y ME PASO EN EL AIRE EN EL SALTO, LO VI CAER Y SALIR PISANDO. LE GRITE A MI ACOMPAÑANTE “ESTE LOCO NO LLEGA”, VA A DESTROZAR EL AUTO. BUENO, EL FUE EL GANADOR DE ESA CARRERA».

OTRA, EN UNA CARRERA QUE PUDO HABER SIDO DE LAS QUE ORGANIZABA CHIVILCOY EN EL TRIANGULO QUE FORMABAN CHIVILCOY, BRAGADO Y 25 DE MAYO, EL ALEMAN VENIA POR RUTA 46 Y EN EL CRUCE CON LA 5, EN LAS PUERTAS DE BRAGADO,  PISO LAS PIEDRITAS QUE ESTABAN EN LA BANQUINA Y SU VALIANT SE FUE CONTRA EL CANTERO DEL CRUCE, LE PEGO AL CORDON Y CASI LO VUELCA. POR AHI ALCANZO A PASAR DEL VITTO… IMAGINENSE BRAGADO…SU PILOTO DEL VITTO  PASABA AL FRENTE. PERO LOEFFEL PUSO PRIMERA Y SALIO CON UNA GOMA VIBOREANDO. TODOS A ESCUCHAR LA RADIO PARA SABER QUE HACIA EL CREDITO LOCAL DEL VITTO. SIN EMBARGO LOEFFEL, POR ALBERTI DESCONTABA TANTO QUE CASI EN EL FINAL, EN CHIVILCOY, LO SUPERO Y GANO, CON LA RUEDA HECHA UN MOÑO Y TODO…DEL VITTO ALEGO QUE PASANDO MECHITA UN PAJARO SE METIO EN LA TOMA DE AIRE….

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.