OSCAR CABALEN Y LA TRAGEDIA EN EL PENTAGONO

Oscar Cabalén (nacido el 4 de febrero de 1924 en Chabás, provincia de Santa Fe y fallecido el 25 de agosto de 1967 en San Nicolás de los Arroyos), fue un reconocido deportista argentino

Biografía

Inquieto y joven de la zona rural santafesina, pero ya viviendo en la provincia de Córdoba, comenzó a prenderse con eso de la velocidad y un buen día se mandó para Buenos aires a comprarse una HRD con los últimos pesos que le quedaban.
Luego su capacidad comercial le permitió progresar, y muy pronto los autos le ocuparon la mente. El Turismo Carretera con su magia y poder de atracción, lo ganó entre sus adeptos. No fue raro entonces que en una Vuelta de Córdoba en el año 1950, debutara en la categoría- Alternaría Fores con Chivos en los años de las cupecitas, haciendo una campaña muy discontinua. El trabajo le absorbía mucho tiempo, pero siempre encontraba un resquicio para su pasión. Fue a correr a Europa, donde supo demostrar su capacidad y exquisitez conductiva a bordo de los mejores “pura sangre” de la época. Alternó los TC con autos de Turismo también descollando.
Fue él, quien trajo los Ford Mustang al país, corriendo en ambas categorías con similar éxito. En el TC, cuando llegó la época de la revolución, no se quedó parado y con la mecánica de Juan Carlos Garavaglia, encaró la construcción de un Falcon para la tierra y de un Mustang para el asfalto. Ambos por supuesto con motor F100 en sus entrañas.
Con método, organización y talento conductivo, logró ganarle varias veces al equipo oficial IKA en una reedición del clásico David y Goliat.
Eso fue bien visto por Douglas Kitterman, presidente de Ford Motors Argentina, y cuando salió a las pistas el prototipo construido por Competición S.A., se lo ofreció para su conducción. Un cachetazo del destino, quiso que el buenazo del “turco cordobés”, se nos fuera en un accidente probando el auto.
Y aunque no ganó campeonatos, ni demasiadas carreras, mucha, muchísima gente lo lloró porque fue un ídolo humano de verdad.

Breve Historial

En 1959 ganó por primera vez en la primera etapa de un Gran Premio, disputada entre Buenos Aires y San Juan. En el ´61, pero con Ford, logró vencer ahora sí una carrera completa. Lo hizo en la Vuelta de Carlos Paz, allí en la montaña, donde hay que manejar de verdad. Luego lo haría en Rojas y Carlos Casares, cerrando un muy buen año. Después de un paréntesis sin triunfos en la categoría, el año ´67 lo encaró con todo llegando el “Califa” a vencer en Arrecifes y Córdoba con el Falcon y en La Pampa con el Mustang.
Un aciago y frío 25 de agosto de 1967, se mató en San Nicolás junto a su acompañante “Pachacho” Arnaiz, probando el azulado prototipo Ford de fábrica (que habían construido Horacio Steven y Pedro Campos), que luego de ello desaparecería de escena por este accidente y un par de semanas antes el de Atilio Viale del Carril en Bs As, auto que volvería para pasar del Trueno Ford al Trueno Naranja con la marca archirrival y que saliera campeón con Carlos Pairetti, con varias modificaciones especialmente en la ubicación de los tanques de nafta.

Trayectoria

1º de julio de 1950, debuta en la categoría «Turismo Carretera»

1953 participa en la Carrera Panamericana, desarrollada en México, logrando el 3er. lugar en la categoría «Turismo Especial»

1954 repite la experiencia, obteniendo el 7º lugar en la misma categoría

1955 corre la «Mille Miglia» en Italia, obteniendo un digno 5º puesto en la categoría «Alfa Romeo Giulietta Sprint Veloce». Ese año viaja por el mundo con su maestro y amigo, el gran Juan Manuel Fangio.

1961, vuelve a la Argentina, y Cabalén logra el Subcampeonato Argentino de Turismo Carretera, detrás de Oscar Alfredo Gálvez

1966 gana el «Gran Premio de Turismo» conduciendo un Ford Mustang

EL DIA FATAL

 

1967 fue uno de los miembros del «Team Racing Ford Argentina». Pierde la vida trágicamente probando un «Ford Sport Prototipo», construido por Horacio Steven un viernes previo al fin de semana en que se iba a correr el «6° Gran Premio de TC, General Manuel N. Savio». En una de las salidas, el prototipo se salió del camino, a más de 205 km/h, haciendo trompos y volcando y se incendia. El accidente se produce en el ex «Circuito SOMISA de San Nicolás» (o Pentágono de Fabricaciones Militares), provincia de Buenos Aires, un 25 de agosto, muriendo también en el siniestro su mecánico y ocasional acompañante Guillermo Arnaiz. El vehículo, de carrocería de fibra de vidrio, de fácil combustión, se incendió muy rápidamente con gasolina de alto octanaje, atrapando a los conductores en el habitáculo.

Cabalén está sepultado en el Cementerio de San Jerónimo, Provincia de Córdoba. El autódromo de la ciudad cordobesa de Alta Gracia lleva su nombre.

RECUERDO

Por todo esto, los nicoleños recordamos ese momento trágico, que puso un gran crespón negro, para la gloriosa etapa del Turismo de Carretera en San Nicolás en la década del 59 al 69, ese viernes la noticia corria como reguero de polvora por la ciudad, los que podian salian en autos o lo que fuese ahasta el lugar del accidente… alli estaba el auto calcinado y ambos tripulantes dentro de él, algunos se llevaban de recuerdo partes del auto que fueron quedando en su camino trágico.  Automáticamente la carrera se suspendio (se corrió unos dias después), vaya este homenaje al gran Califa y a Guillermo Pachacho Arnaiz, que aprovechó para subirse al auto ante la demora del copiloto real, que por esas cosas de la vida, tuvo una segunda oportunidad, y Pachacho siendo un joven mecánico y corredor de moto, quiso subirse a dar una vueltita con su ídolo, picardía de jovencito, pero la muerte estaba al otro lado del camino.

2 Repuestas a “OSCAR CABALEN Y LA TRAGEDIA EN EL PENTAGONO”

  1. Mi papá Alcides » Tito» Monticone de la ciudad de Córdoba le hizo una modificación a la tapa de cilindros del Ford modificando las bancadas del arbol de levas que eran a cojinetes haciendola a rodillos, y le pudo ganar a los Torino, que no había con que darles en ese 1967.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.