Un recuerdo especial de Luis Di Palma

La tradicional cupecita de Luis Di Palma.

El 30 de septiembre de 2000 será uno de los días más tristemente recordados en la historia del automovilismo argentino. Ese sábado gris y lluvioso le dio un escenario dantesco a la infausta noticia que llegaba desde Carlos Tejedor…

Asi termino corriendo en el 67, pero Luis la transformaría

Rubén Luis Di Palma, quien minutos antes había estado en La Pampa dándole una mano a su hijo Marcos en la carburación del Top Race, fallecía como consecuencia de un accidente con su helicóptero.

La cupecita la transformó en camioneta, dejó de lado la carroceria de carrera y puso esta

Nadie podía creer la noticia. Nadie quería aceptar la noticia. En aquella estancia “10 de noviembre” se truncaba la vida de un pedazo gigante de historia fierrera nacional. El Loco, ese que se había ganado su apodo por tantas andanzas en su Arrecife natal, como pasar por debajo de los acoplados con el karting o por debajo del puente del río con su avioneta, se iba a los 55 años, dejando un vacío enorme en el automovilismo.

Un amante de los fierros consiguió aquella carroceria original que habia descartado Di Palma para hacer la camioneta, la compro y la restauró y así quedó. Una joya.

Di Palma era automovilismo. Amado por los de Torino, por sus campeonatos y por su presencia en la Misión Argentina de Alemania, pero también por los de Chevrolet, Dodge y Ford, marcas que defendió y con las que se dio el gusto de ganar.

Clasificando conversando con Rubén Luis Di Palma

Pasaron dos décadas y el deporte motor aun extraña a Rubén Luis (así, el nombre de su padre primero y el de su mamá, Luisa, después), el padre de la dinastía más famosa del automovilismo argentino. Sus hijos, sus nietos y sus bisnietos, esos que ya están descubriendo el ruido de los motores, continuarán el legado.

Enrique Moltoni, Luis Di Palma, Pinino Paoloni y nuestro director RN

Rubén Luis Di Palma, resistente al olvido…

Presentación del Torino de TC 4000 de Pinino Paoloni, con Marcos y Luis Di Palma

Nosotros lo recordamos con una serie de fotos, algunas muy curiosas con la cupecita de TC que convirtió en camioneta, y recientemente restaurado con su carrocería original que conocimos corriendo, y otras que tienen que ver con San Nicolás, o los nicoleños.

Victoria de Luis Di Palma con Palito Ortega de acompañante

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.