Fallecieron Pablo Satriano y Manuel Benamo

EMILIO Y PABLO SATRIANO

El reconocido preparador dejó de existir en el amanecer de este domingo 2 de diciembre, en su ciudad, Chivilcoy. Fue piloto y luego se dedicó al desarrollo de motores para su hermano Emilio, desde los zonales en Citroën, Turismo Nacional y Turismo Carretera, con quien festejó el campeonato de 1990 con Chevrolet. El equipo Campeones, en nombre de su director Carlos Alberto Legnani, expresa sus condolencias a la familia Satriano.

Fue un hombre de pocas palabras y muchos hechos, al «hablar» con sus motores en las diferentes pistas y categorías. Así será recordado Pablo Satriano, quien infortunadamente falleció en Chivilcoy este domingo 2 de diciembre, a los 77 años.

Desde sus inicios, supo destacarse en sus participaciones, primero como piloto y luego como preparador, labor que ejerció de manera exitosa en las diferentes categorías en las cuales desarrolló sus motores.

Con su hermano Emilio, como piloto, conformaron una dupla referente en sus inicios en la categoría Citroën 2CV, luego con el Fiat 128 de Turismo Nacional y posteriormente en Turismo Carretera, en donde se hicieron referentes de Chevrolet, marca con la cual lograron el ansiado campeonato en la temporada 1990.

También su hijo Cristian fue «cliente» de sus motores, a mediados de la década del noventa, como tantos otras figuras que recalaron en el taller chivilcoyano, para tomar sus servicios y contar con la potencia que su hermano demostraba en los diferentes circuitos.

Manuel Benamo

A los 92 años falleció Manuel Benamo, una gloria bahiense y un deportista que le brindó todo al automovilismo.

El sábado, se apago la vida de Manuel Benamo, una gloria del automovilismo bahiense que había nacido el 9 de Septiembre de 1926 en la localidad de Villa Iris, Provincia de Buenos Aires.

 De niño su familia se instalo en Bahía Blanca y allí desarrolló su amor por los motores, siendo uno de los precursores del Midget bahiense, logro el tri campeonato de la categoría de autos enanos e hizo construir el primer auto de Mecánica Argentina Formula Uno con motor trasero, un Chevrolet 6 cilindros, diseñado por el Ingeniero Eduardo Medina.

 Don Manuel traspasó su pasión por el automovilismo a su hijo Enrique, quien llegó a participar en Europa, en la Fórmula 3 Britanica y en la Fórmula 3 Europea gracias al apoyo de su padre. Luego su nieto Lucas Benamo, también heredaría la pasión por el automovilismo, a tal punto de llegar a consagrarse campeón 2005 de la Fórmula Renault Argentina y corriendo también en Top Race.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.